¿Cómo se si necesito relajarme?

la-relajacion-xiii

¿Necesito relajarme?

Lea por favor con atención la lista que adjuntamos a continuación y reflexione. Si reconoce algún síntoma o varios de ellos como suyos, AHORA es el momento más adecuado para tomar una decisión. Ignorar la evidencia puede provocar un empeoramiento de la situación. Cuanto antes se ponga manos a la obra, antes podrá renovar sus energías. La aparición de alguno de estos síntomas, normalmente favorece la aparición de otros.

  • Agotamiento.
  • Ansiedad.
  • Aumento de la presión arterial o del ritmo cardiaco.
  • Estrés.
  • Exceso de tabaco, alcohol o sedantes.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario.
  • Desgano.
  • Depresión.
  • Dolores de espalda, cabeza y cuello.
  • Falta de concentración y memoria.
  • Fatiga y cansancio acumulado.
  • Gastritis o ardor estomacal.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.
  • Perdida o aumento de peso.
  • Rechinar los dientes por la noche.
  • Respiración entrecortada y poco profunda.
  • Sensación de impotencia.
  • Sudoración.
  • Temblores o tic nerviosos.
  • Tensión muscular.
  • Trastornos digestivos (diarrea o estreñimiento).
  • Úlceras.
  • Urticarias.

¿Para quién están indicadas las técnicas de relajación?

la-relajacion-ix Todas las personas en general pueden practicar la relajación. Todo esfuerzo realizado de forma continuada, tanto físico como mental, provoca un estado general de agotamiento, por lo que es necesario un proceso de recuperación para reestablecer el equilibrio psicosomático. El reposo y las técnicas de relajación le permitirán descansar del esfuerzo mental, consiguiendo equilibrar así la actividad muscular. En poco tiempo podrá apreciar con facilidad la sensación de bienestar en el cuerpo, y su nuevo estado más sereno y receptivo.

Un breve repaso histórico

El peso de la historia resulta balsámico en la medida que entendemos que no somos la única persona en el mundo y de nuestra época en padecer estos males. Desde hace miles de años se practica la relajación para dar alivio a las tensiones asociadas a la vida cotidiana.

Son numerosas las culturas y religiones que han utilizado las técnicas de relajación como una forma de meditación, asociada en ocasiones, a aspectos religiosos.

la-relajacion-iii La relajación tiene sus orígenes en los principios de la filosofía Budista, la cual sostiene que para liberar nuestra vida del dolor y sufrimiento, hemos de unir nuestra energía o espíritu individual, con la energía o espíritu universal, mediante la práctica del Yoga. De forma parecida, el Feng Shui, persigue la armonía, entre el individuo y la energía universal, llamada Qi, mediante la equilibrada distribución de nuestros hogares. Este milenario arte chino, sostiene que cada parte de la casa representa una parte de nuestras vidas, por lo que trabajando con los distintos aspectos, podemos favorecer una vida más armoniosa.

Por su lado el Yoga o el Tai-chi, son sistemas que buscan mejorar la salud corporal generando estímulos positivos que afecten a nuestro sistema nervioso. En la actualidad, además de estos métodos ancestrales, existen un gran número de técnicas de relajación como el caso de la relajación dinámica, la hidroterapia, o la autorelajación, todas ellas con interesantes aportaciones para mejorar nuestra calidad de vida.
Reflexiones

Image: Stefano Valle / FreeDigitalPhotos.net